agua-vida

Esperar a tener sed para beber, es morir
prematuramente y de manera dolorosa.
Dr. Fereydoon Batmanghelidj
Bien dice el Dr. Batmanghelidj que el mejor remedio para todos los achaques es tan viejo como la vida misma: el agua. La mejor receta para mantenerse saludable y delgad@, prevenir enfermedades, revertir los efectos de muchas enfermedades degenerativas, retardar el envejecimiento y combatir el dolor es sin lugar a dudas este líquido preciado. Así es, y antes de que me juzgues de loca, termina de leer el capítulo, y entérate cómo es que el agua, natural, pura y limpia, es el mejor regalo que le puedes dar a tu cuerpo.


Tu cuerpo recicla el equivalente a cuarenta mil vasos de agua cada 24 horas para mantener sus funciones normales. Diario, sin descansar, tu cuerpo depende del agua para su buen funcionamiento, pues tu cuerpo es 75% agua y solo 25% materia sólida. Durante este proceso de reciclaje, tu cuerpo pierde aproximadamente de 8 a 10 vasos de agua diariamente, los cuales deben ser inmediatamente repuestos para el óptimo funcionamiento de tu cuerpo, pues son muchísimas las reacciones metabólicas que dependen de la hidrólisis para llevarse a cabo (“hidrólisis” significa disolver, romper, degradar, asimilar a través del uso de agua).
Actividades que dependen de la hidrólisis incluyen el rompimiento de proteínas en aminoácidos y el rompimiento de partículas grasas grandes en unidades más pequeñas que puedan usarse. Sin el agua que te tomas diario, o más bien que no te tomas, la hidrólisis no puede llevarse a cabo óptimamente y tu cuerpo tiene que recurrir a mecanismos de emergencia para suplir esa agua quitándosela y administrándola como en una sequía a diferentes sistemas y órganos de tu cuerpo que luego padecerán de problemas serios por esta falta crónica de agua. De la misma manera en que no esperas a que se le acabe la gasolina a tu auto antes de volver a llenarle el tanque, de esa manera debes de beber agua sin esperar a sentirte sediento. Por ningún motivo te dejes llegar la sed. La sed llega cuando ya hay deshidratación.
Sólo el agua que se mueve libremente por tu cuerpo, es decir, el agua que te tomas genera energía hidroeléctrica en la membrana de las células. El agua que ya estaba ahí almacenada no puede hacerlo pues está “ocupada” en otras funciones que no puede dejar. Por eso el agua debe consumirse a intervalos regulares durante todo el día, para que el cuerpo tenga suficiente y no recurra a mecanismos de emergencia. Lo mejor respecto al agua como fuente de energía es que cualquier exceso es desechado inmediatamente y en el proceso de desecharse se lleva consigo materiales tóxicos que sacó de las células. Es decir, que además de hidratarte y facilitar cientos de reacciones metabólicas vitales para el cuerpo, el agua que te tomas te desintoxica, aspecto vital hoy en día en el mundo tan contaminado que nos tocó vivir.
Del libro Tu Salud Está en Tus Manos de Claudia María Villaseñor. De venta en Amazon.com
Libro Tu Salud Está En Tus Manos Amazon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s